Sin ninguna duda la expresión gráfica es una de las fundamentales razones de ser de mi vida profesional, y por extensión de mi vida en general. Desde hace más de 10 años estoy ligado al mundo de la arquitectura y eso a la larga, siempre y cuando seas algo interesado por el mundo que te rodea, conlleva que te tengas que adaptar a la expresión gráfica, sea cual sea su forma para poder contar lo que te importa, lo que te gusta o lo que quieras contar.

En un primer momento de adaptación lo normal es el dibujo, a mano, con ordenador, en servilleta, donde toque –ahora donde más dibujo es el la tableta con su stylus— pero a la larga, toca “aprender” algo, y es a expresarte de un modo más real, ya orientado a la vida profesional. En ese punto aprendes que la fotografía es uno de los mejores medios para explicar la arquitectura a cualquiera que no sea arquitecto –o del gremio– y que no sepa leer un plano.

Rubén Ulloa | Arquitecto

Con el tiempo vas aprendiendo los trucos y secretos de la fotografía, que son muchos, y te vas concienciando de que aprender a expresar tu arquitectura, o simplemente tus ideas con la fotografía, es un camino muy largo, en el que no solo te puedes adaptar a aprender a hacer fotos y a enseñar cuatro cosas, sino que tienes que conseguir un método tuyo de expresión, una imagen de marca si quieres tener algo de éxito en esto de la fotografía.

Antes de nada decir que yo no tengo ningún éxito en este campo profesional, pero lo que sí que tengo es una “imagen de marca”, aquellos que sepan algo de fotografía y hayan visto unas cuantas fotos mías, en condiciones normales tendrán fácil distinguir mis fotografías, tendrán fácil entender cuales son mías, pero pese a eso, siempre intento que la fotografía exprese lo que yo vi en aquel momento –algo que en el proceso de revelado, no siempre es fácil ya que suele ser horas o días después–.

Rubén Ulloa | Arquitecto

El asunto diferente es el carácter profesional del asunto, el sentarte delante de algo y observalo, ver que te transmite, ver que sientes e intentar que tu fotografía exprese lo que tú mismo sientes. Ese para mí es el proceso más largo, hacer fotografías es fácil, hacer fotografías técnicamente buenas, es relativamente sencillo, pero expresar con la fotografía es tremendamente complicado e increíblemente bonito, en ese proceso de aprendizaje me encuentro yo, en el punto en el que la expresión de la fotografía es una parte tremendamente importante en mi vida profesional, y espero ser capaz de dominarlo a corto plazo, antes de 20 años, estaría contento.